La paciencia del momento en el fútbol

Que importante es la paciencia... esa maravillosa mentalidad que puede ser cada día más grande y que al ejecutarla nos permite conseguir metas y lograr objetivos si sabemos ESPERAR.

 

No obstante entrenar mente y cuerpo para la paciencia, no es tarea fácil pues todo se hace rápido y sin conciencia.

 

Para eso aquí te dejamos unos pasos que seguramente te ayudarán a ser cada día más paciente y estar seguro de que conseguirás todo aquello que te propongas a su debido tiempo:

 

1.- Debes ser conciente de que es lo que te hace ser impaciente. ¿Tienes prisa? ¿Porqué? Todo lo que haces rápido, o deseas con afán, te hace perder la opción de disfrutar y te da un resultado no siempre bueno.

 

2.- Debes saber que factores a tu alrededor y entorno te hacen perder la paciencia. Aquellas situaciones, personas, que te exigen resultados inmediatos y que no te dejan ver que cada momento necesita un proceso, es decir su tiempo. Una vez identificados, hacerte la gran pregunta: ¿Porqué?

.

3.- Debes saber que pensamientos son los que te llevan a ser impaciente, para tomarlos con calma y analizar la situación con más razonamiento. En pocas palabras hacerte ver la auténtica realidad y no adelantar acontecimientos que aún no han sucedido. Recuerda que todo momento requiere tiempos de espera.

 

Teniendo en cuenta estos tres puntos principales observarás y entenderás que la realidad te dice que cada cosa toma su tiempo. Estar impaciente es el resultado de querer que todo se haga de forma inmediata, sin darle el tiempo necesario para que se realice.

 

El fútbol te enseña que algunos procesos no deben adelantarse y que muchas cosas buenas del fútbol, necesitan su tiempo y requieren de un proceso a veces lento y duro, y que la meta que deseas alcanzar necesita su trabajo en el tiempo.

 

Vive el presente, el aquí y ahora de la tarea que estás desarrollando. Lo único que tienes está aquí y ahora. ¿Para qué adelantarte a un futuro que no ha llegado y aún no existe? Visualízalo, si quieres, pero siempre con la visión del logro sin prisas ni agobios.

 

Recuerda: “ El tiempo nos da la razón en todo lo que hacemos, deja que tu trabajo y su duración, te de tu recompensa tan deseada”