El valor de iniciar una temporada con el equipo unido



El descanso veraniego es un momento perfecto para reflexionar sobre la temporada y

nuestro nivel de satisfacción. Si estamos contentos o si por el contrario es hora de emprender el vuelo.

 

La rotación de jugadores es una práctica bastante frecuente. Algo alarmante para los entrenadores que, conscientes de ello, están cada vez más preocupados por mantener en su plantilla a los más cualificados.

 

He aquí una herramienta importante y eficaz para conseguir una buena gestión:

 

«Además de los buenos resultados, se puede felicitar a los jugadores por un trabajo bien hecho o fomentar el intercambio de habilidades y conocimientos entre la plantilla para crear un entorno más humano e integrado que los jugadores no desearán abandonar».

 

Según las estadísticas, en muchas ocasiones los jugadores deciden abandonar el equipo por la actitud de sus entrenadores.

 

«Puedes soñar, crear, diseñar y construir el equipo más maravilloso del mundo... pero se requiere de personas para hacer el sueño realidad».

 

Para conseguir una buena atmósfera en el trabajo de equipo es crucial tener en cuenta una serie de cuestiones:

 

El respeto. El entrenador nunca debe menospreciar al jugador.

 

No presionar. Cumplir objetivos es importante: mejora el rendimiento y la roductividad. Pero hay que evitar presionar, porque los resultados terminan siendo peores.

 

Mejorar la confianza. Hay que dar la posibilidad de que el jugador pueda manifestar sus inquietudes o expresar su opinión respecto a un problema que haya surgido. Una buena forma de implicarse por parte de los entrenadores es scuchar las sugerencias de los jugadores, eso nos permite tener otros puntos de vista que quizá no habíamos considerado.

 

Reconocer el trabajo. Felicitándolo inmediatamente o agradeciéndole su colaboración por rendimientos o trabajos excepcionales.

 

No ocultar información. El desconocimiento de datos necesarios para desempeñar el entreno crea inseguridad y frustración.

 

Flexibilidad. Cumplir el horario es necesario, pero también poder compaginar la vida personal. Hay que mantener un equilibrio.

 

Espero que estos consejos os sean de ayuda para vuestra temporada, donde el inicio es lo más duro, ya que un buen arranque es vital para todo equipo.