Vivir del presente

Muchos jugadores intentan excusarse en cosas del pasado para enfrentar la realidad actual que tienen. Es decir, jugadores que están pasando por un mal momento deportivo piensan cosas como: “Si hace dos años, gané un título y fui de los mejores jugadores de la liga, ¿ahora porque no tengo ese protagonismo?”

En los deportes, en este caso el fútbol, tiene sus épocas, sus temporadas, sus rachas y sus duraciones y por eso no hay que lamentarse y excusarse en las cosas anteriores que han habido, o en el éxito que se consiguió, ya que lo único que se consigue es todavía más estrés, rabia o impotencia de no poder tirar hacía adelante. El día de ayer no sirve si hoy estás en una situación muy diferente, ya que pueden pasar miles de factores en tan sólo unos minutos de entreno o de partido. Hay que tener en cuenta tambien, que muchas situaciones negativas que hay, no vienen de manera directa, es decir, del propio jugador, si no de factores externos como pueden ser los entrenadores (tu forma de jugar no es la que el necesita, poco feeling con el jugador, otro compañero tuyo se lo merece más que tú...). Tambien puede ocurrir si el club en el que estás, no encaja con tu “esencia”. Cada jugador tiene una personalidad, unos valores propios y una ideología en el campo que únicamente cada persona tiene y quizás por diversos motivos, no encajas en ese perfil de entidad.

 

Vivir o pensar en cosas del pasado, tambien tiene sus cosas positivas. Aquí os mostramos unos importantes factores para poder “recuperar” anteriores situaciones:

 

  • La confianza es vital para dar el máximo rendimiento a tu juego. Conseguir en anteriores partidos unos buenos resultados, tanto a nivel colectivo (ganar varios encuentros) como a nivel individual (marcar goles, defender bien...) ayuda mucho a seguir en esa línea y a estar motivado en seguir creciendo en los próximos partidos.

  • Pensar en situaciones que te han hecho crecer como deportista y persona y como las hemos superado gracias al trabajo y constancia diaria, como podría ser una lesión de larga duración, épocas de pocos minutos y al final ganarte un puesto en el 11 inicial...

 

 

Vivir del pasado tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Lo que se debe de tener en cuenta es que, en cualquier momento puede pasar cualquier situación que puede transtocarnos las ideas o pensamientos que tenías segundos atrás, por eso en lo único que realmente hay que fijarse es en vivir del presente y alimentarlo bien para que siempre nos aporte un beneficio positivo!!

 

Aitor Pérez (Barcelona, Septiembre 2017)