Pretemporada - Nuevos retos

Agosto y Pretemporada, van siempre unidos de la mano. El período preparatorio para las competiciones arranca. Nuevas metas y nuevos propósitos surgen en estas fechas para todos los jugadores.

Un mes prácticamente para dar a conocer nuevas situaciones (Nuevos compañeros, entrenador, nuevas ideologías del club, posibles nuevas categorías...)

 

En esta etapa, hay varios roles que son distintos para cada futbolista:

  • Los jugadores que están a prueba en un nuevo equipo

  • Los jugadores que han fichado o renovado por un equipo

 

Nos centraremos primero en los jugadores a “prueba” y conocer sus circunstancias:

  • Un hecho es que no sabes al 100% que vayas a fichar por el equipo donde estás entrenando. Es complicado muchas veces para los jugadores, ya que la presión de no saber nada sobre tu futuro, acaba pasando un papel muy importante y no acabas de rendir al nivel que realmente tienes.

 

  • Observar que compites contra otros jugadores a prueba o ya fichados por un puesto, fijarse más en sus compañeros (calidad que tiene, ver que el lo hace mejor tú...) eso hace que la presión que te pones de más, pueda contigo y no estés al nivel que debes de estar (falta de concentración, precisión en los pases, estar bien situado en el campo...). Tienes que centrarte y pensar únicamente en TI, ya que tienes este tiempo para demostrar el potencial que realmente tienes y que puedes acabar jugando en el club donde estás entrenando.

 

  • Ser realista: Tambien hay que ser realistas y ver las cosas desde fuera. Si observas durante unas cuantas sesiones, que tu nivel no es el adecuado para estar en ese equipo, la mejor opción, será buscar otra alternativa en un club en el cuál puedas demostrar tu potencial a gran nivel. Esto no significa que si te ves mal durante unos entrenos, tires la toalla, nos referimos a que si ves que tu máximo potencial es el que estás realizando y notas que no vas a poder aportar un granito de arena al equipo, puedes tomar una decisión antes de que la tomen ellos para ganar tiempo.

 

Los jugadores que han fichado o renovado, tienen un papel un poco distinto al que he hablado anteriormente, por el hecho de que ya saben que estarán en el equipo y la mentalidad cambia en ese sentido.

El jugador que ha renovado, tendrá que demostrar desde el primer día el motivo por el cuál el entrenador y directiva han depositado su confianza en él para que siga otro año.

Cada año se necesitan renovar nuevos retos y objetivos, tanto individuales como colectivos.

Siempre se puede mejorar algo y no pueden “despistarse” porque hay otro compañero que estará luchando por el mismo puesto que tienes tú y tienes que competir cada día para ganártelo.

Los jugadores fichados, también tienen una situación similar, ya que el entrenador quiere a ese jugador, pero eso no significa que le vayan a regalar nada. Tiene que adaptarse lo antes posible al estilo de juego del equipo, a los compañeros, a la manera que se hacen las cosas en ese club y a competir al máximo para que tenga un puesto en el 11 inicial.

 

Al final, la pretemporada son sensaciones, positivas o negativas, pero serán muy determinantes para el futuro del propio jugador de cara a la temporada.

 

Aitor Pérez (Barcelona, Julio 2017)