La vuelta al cole o trabajo

 

Vuelta a la rutina!

 

 

Todas las personas necesitamos un tiempo de desconexión. Suele ser en junio cuando empieza nuestra desconexión de la temporada, ya sea en el ámbito del fútbol, de los estudios, del trabajo (algunos); aprovechamos todos los momentos que no hemos podido disfrutar durante el año por cuestión de tiempo y realizamos planes alternativos como escapadas a diferentes lugares con la gente de nuestro entorno.

 

Empieza la pretemporada (normalmente a finales de julio o a principios de agosto) y todavía estamos con el “chip” de “vacaciones” aunque únicamente nos centramos en el fútbol, tenemos tiempo para invertirlo en realizar otras actividades diferentes.

Llega septiembre y eso conlleva que las cosas de un día a otro cambien radicalmente. Los horarios no se ajustan tanto como quisiéramos, llegamos justos a los entrenos por motivos ajenos (trabajo, estudios…), acabamos los entrenos tarde, llegamos a casa y solo tenemos tiempo de cenar e irnos a dormir ya que al día siguiente madrugamos. A todas las personas les llega este momento en el que su nivel de estrés aumenta. Cada persona lo lleva de una manera u otra, algunas se estresan más ante la situación que se les presenta y otras se lo toman con más calma.

 

Este factor afecta a nuestro rendimiento a la hora de ponernos en marcha en la práctica deportiva, ya que nuestra mente trabaja durante todo el día y cuando llega la hora de entrenar está “agotada”, por consiguiente tenemos que hacer un sobre-esfuerzo para aportar el máximo rendimiento. Por eso hay que “amoldarse” lo antes posible a esta situación para no alcanzar un nivel de estrés alto y este hecho provoque dejar de lado cualquier actividad con la cual debamos cumplir.

 

Hay varias estrategias para sobrellevar mejor estas situaciones y reducir el nivel de estrés, aquí os mostramos algunos ejemplos:

  • Antes de empezar un nuevo año debemos tener claros cuales serán nuestras ideas a realizar durante éste para realizarlas correctamente antes de que finalice.

- Ejemplo: En el ámbito de los estudios: saber los horarios, aplicarme lo suficiente para lograr superar con éxito mis estudios, realizar miss horarios para poder compaginar los estudios con los entrenos.

En el ámbito del trabajo: saber los horarios, saber compaginar el trabajo con los entrenos.

En el ámbito de los entrenamientos: saber los horarios, los días en los cuales hay entrenamientos y los días en los que hay que jugar los partidos.

  • Hacer un planning semanal de nuestro día a día de lunes a domingo, poner en cada hora las cosas que tenemos que hacer “obligatoriamente” (trabajo/estudios y entrenos), por otro lado también sería conveniente poner en los espacios libres planes con la gente de nuestro entorno (amigos, pareja, hijos...). Este recurso es una buena manera de organizarse durante toda la semana para tener reflejados todos nuestros planes a realizar y evitar que alguno de ellos se nos olvide.

 

  • Tener ganas e ilusión por empezar un nuevo año, una nueva etapa y una nueva temporada, tener retos personales, ser ambiciosos y tener objetivos. Es importante tener objetivos a corto plazo para que sean rápidos de conseguir y así ver que estamos alcanzando las cosas que nos proponemos. Tener objetivos a medio plazo para observar que vamos por el camino adecuado y que si nos mantenemos en esa línea, lograremos los objetivos a largo plazo que serán los del final de temporada y que esos, nos reconfortaran y premiaran al gran año que hemos tenido.

 

Como reflexión final deciros que cada uno es responsable de sus actos y de los propósitos que va a querer alcanzar durante el año, por eso hemos de saber organizarnos y estar a la altura de todo lo que nos propongamos.

 

Aitor Pérez (Barcelona, Agosto 2017)