La vuelta a la rutina

Hace unos días arrancó ya la vuelta al colegio, universidades, trabajos... después de unas buenas merecidas vacaciones para todos... pero a pesar de que hayas tenido un verano lleno de actividades deportivas o, por lo contrario, ninguna de ellas y hayas estado totalmente inactivo, los jugadores soléis pasarlo mal cuando os toca volver a la rutina...

 

No obstante no te alarmes pues debes darte tiempo de adaptación. Recuerda que todo el mundo está un poco nervioso el primer día, o algo deprimido por la vuelta a la rutina.

 

Debes enfatizar las cosas positivas de tu vuelta, como ver a viejos amigos, conocer a nuevos compañeros, llevar nuevo material para entrenar, nuevos retos personales...

 

Es importante que hables sobre lo que te preocupa: ¿Tienes miedos o preocupaciones que no te dejan afrontar esta nueva etapa? ¿ Te sientes ya estresado nada más pensar en que todo vuelve a ser como hace unos meses? ¿No te ves capaz de superar lo que hiciste la temporada pasada?...

 

 

Para aliviar los nervios, estrés, agobio de la vuelta a la rutina, prueba de establecerte una rutina a la hora de acostarte que sea lógica con el horario de colegio, universidad, trabajo y entrenamientos... 

De esta forma te verás más capacitado y predispuesto al nuevo año que te espera. Si te organizas y te estableces prioridades verás como no se hace tan cuesta arriba emprender una nueva temporada.

 

 

Aunque es normal estar nervioso antes de afrontar, de nuevo, una rutina aparecen síntomas físicos de ansiedad, como dolor de cabeza o de estómago, al empezar a ir al colegio, trabajo, entrenamientos ...

 

 

Así pues, asegúrate de que:

 

  • Duermes lo suficiente (establece un período de sueño razonable para que estés descansado y listo para rendir  mañana).

 

  • Toma un desayuno  (los jugadores estáis más alerta y rendís más en el día si tomáis un buen desayuno cada día).

 

 

  • Utiliza un calendario de pared o un organizador personal de actividades para anotar las fechas de entrega de los trabajos escolares, los exámenes,  reuniones trabajo, entrenamientos,  etc.

 

  • Organiza y prepara cada noche lo que vas a necesitar al día siguiente, no lo hagas al levantarte.

 

  • Presta atención y concentración en lo que haces en ese momento, ya llegará el instante de hacerlo en otro cosa. Cada actividad necesita lo suyo.

 

  • No pienses con negatividad ni pesimismo lo que ahora inicias y tómalo con paciencia y positividad.

 

  • Lo más importante: sabes que esto es algo pasajero en las primeras semanas hasta que tú mismo te adaptas a este cambio inicial de vuelta a la rutina. Todo pasa!!

 

 

Recuerda: “Empezar con ganas e ilusión hace que las cosas se lleven de una mejor forma. Empieza los Lunes como si fuera un Viernes”