La vuelta a los entrenos tras la Navidad puede provocar síntomas psicológicos.



Cansancio, falta de apetito y concentración, irritabilidad, ansiedad, tristeza, pasotismo… si pasado estos días notas tales síntomas lo más probable es que estés sufriendo el ‘síndrome postnavideño’. No te preocupes, pues esta patología provocada por el fin de las fiestas es muy común y puede superarse. 

 

Gran parte de las plantillas de los clubs españoles empiezan la cuenta atrás para su vuelta a los entrenos. Ya han disfrutado de 7 a 10 días de vacaciones navideñas, porque enseguida deberán recuperar la rutina.

Y es que las ligas tienen ya a la vista el primer compromiso de 2013, que será el 12-13 de enero, justo una semana después del fín fiestas navidad.

 

Como es habitual tras un periodo sin entrenamientos de grupo, el trabajo de los primeros días será algo parecido a una mini pretemporada destinada a recuperar el estado de forma. Las lesiones musculares se centrarán con la atención a la vuelta, pues tras el parón navideño intentarán recuperar el máximo nivel para una segunda vuelta que se prevé muy complicada e igualada en la mayoría de las ligas, tanto por la parte alta como por la parte baja de las clasificaciones.

 

Hasta la fecha, en los pasados años, normalmente han habido días por medio para entrenar antes de disputar el partido, o en tiempos remotos incluso no se disputaba jornada en el fin de semana de reyes. Este año sucede este último caso. Esto nos ha hecho acostumbrarnos a realizar una vuelta a la rutina con normalidad sin pararnos a pensar en todo lo que conlleva mentalmente las fiestas navideñas. Siempre se ha tenido en cuenta la mítica frase de: “hay que bajar esos turrones”.

 

Aunque hayan sido pocos días de parón, el tema psicológico está siempre presente, pues tantos días de comidas, reuniones familiares, momentos emotivos, recuerdos ... afectan al estado personal de los jugadores, especialmente cuando deben abandonar todo lo que han vivido estos días. El grado tan alto de felicidad o tristeza, según los casos, que se viven en estas fechas, lleva normalmente a los jugadores en sí a un proceso emocional diferente. Hay quien no muestra su felicidad o su tristeza, pero si lo interioriza de alguna forma.

 

Es por eso que debemos trabajar ese aspecto con atención y más cuando se nos aproxima la vuelta a los entrenamientos, y donde el arranque de liga es denuevo importante para muchos. Especialmente aquellos que quieren tener su oportunidad en esta vuelta y demostrar lo que valen, o aquellos que quieren seguir demostrando porque pueden seguir confiando en él.

 

No olvidemos nunca que un jugador no es sólo físico-técnico-táctico, sino también mental-emocional.

 

Que la vuelta de temporada en este 2013 sea emocionalmente expléndida para todos!!