El abandono en el fútbol



El abandono deportivo entre los futbolistas es una de las mayores preocupaciones con las que nos encontramos psicólogos, entrenadores, padres...

Las experiencias y los estudios en el ámbito deportivo, nos indican que este se produce por diversas causas.

 

Podemos destacar principalmente que abandonan cuando pierden el interés y aquí está el principal motivo que hay que evitar. Un jugador debe estar siempre con ganas e interés con su práctica deportiva.

 

Uno de los mayores problemas con los que nos encontramos es el abandono, sea temporal o sea definitivo. Es evidente que los jugadores inician la temporada con mucha ilusión y grandes expectativas, metas y objetivos. Del entrenador, cuerpo técnico, compañeros, club ... dependerá en gran medida, evitar el abandono del jugador, ya sea temporal o definitivo.

 

Al mínimo síntoma de falta de interés, concentración, por parte del jugador en los entrenamientos o partidos debe dársele la importancia que se merece y no dejarlo pasar. Su implicación dependerá de que se vea o no valorado en todo momento. Al igual que los entrenadores quieren el máximo de sus jugadores, estos también quieren el reconocimiento a su trabajo. Necesitan encontrar sentido al hecho que vengan varios días u horas a entrenar y jugar. De lo contrario empezarán a sentir la desgana y el desinterés por el entrenamiento, y por tanto poder llegar al abandono. Debe ser algo recíproco.

 

Un jugador está sujeto a varios factores de influencia y presión, por lo que hay que hacer de su vida deportiva lo más llevadera posible y que a lo largo de la temporada no se sienta mal consigo mismo. De ello dependerá su mejor rendimiento.

 

Los principales factores que pueden ocasionar el abandono a la práctica deportiva son:

 

Falta de tiempo: hay que organizar y planificar las diferentes actividades que realice.

 

Preferencias por otras actividades en el tiempo libre: el deporte deja de ser una prioridad y se fijan nuevas actividades.

 

 - Pereza por la práctica deportiva: han llegado a aborrecer el deporte.

 

No cumplimiento de las expectativas: pasa el tiempo y lo que se habían propuesto no se está cumpliendo.

 

La influencia de aquellos que nos rodean ( familia, amigos, pareja ... ): la presión social es en muchas ocasiones negativa, hay que apoyar en todo momento al futbolista.

 

Problemas con los entrenadores: la falta de entendimiento, de comunicación. Debe sentirse el jugador, útil, valorado, reconocido, parte del equipo.

 

Lesiones habituales o recaídas: un seguido de lesiones en una misma temporada o en cada temporada una recaída, pueden desmoralizar al futbolista y desistir renunciando a la práctica deportiva. 

...

 

Estos factores deben evitarse a toda costa, y si como jugador empiezas a sentir los síntomas, no dudes en comunicarlo para poder poner remedios y evitar tu abandono deportivo.

 

Recuerda: Detenerse? NUNCA, Avanzar? SIEMPRE, Abandonar? JAMÁS.