Recuperar tu autoestima para alcanzar tus metas

Ante todo hay que decir que no hay milagros y las prisas son unas de las peores consejeras cuando se trata de alcanzar tus metas. Así que hay que ir por partes:

 

  • Reconoce tus aciertos
  • Mira atrás y observa las cosas buenas que has hecho o conseguido
  • Deja de esperar que las cosas cambien
  • No esperes que los demás te reconozcan algo para sentirte mejor

 

Estas habituado a la motivación externa, y lo que debes tener con seguridad es que la que seguro puedes conseguir es la más importante y potente: la motivación interna.

 

Has de imaginarte consiguiendo el objetivo, la meta, logrando el éxito ... y no dejar de imaginarlo nunca. La desesperación y el abandono no deben estar en tu mente.

 

Has de cambiar el “tengo” por el “quiero”, si estás en un equipo de fútbol no digas: “ tengo que ir a entrenar” sino “quiero ir a entrenar” .

 

Evolucionar como jugador significa crecer, prosperar y engrandecerte. Se trata de iniciar un proceso de cambio para llevar tus capacidades un paso más allá de tus límites, o almenos lo que hasta entonces creías que eran.

 

No hay fronteras sino caminos por los que avanzar:

 

  1. Búscate un sueño o meta por cumplir: porque los sueños nos muestran quiénes podemos llegar a ser.
  2. Defínelo y se consciente de que es posible: creer que puedes es saber que tienes una capacidad ilimitada de aprendizaje.
  3. Persevera no te des por vencido con cáda obstáculo: sobretodo no creas que todo ha de ser ya. Cuanto más ambicioso es nuestro sueño o nuestra meta más tiempo hay que esperar.

Recuerda: “El árbol de Bambú es el más lento en salir pero el más rápido en crecer”