Nueva Temporada, Nuevos Retos, Nuevos Miedos ...

Lo que pasa por vuestras mentes es importante para el éxito y disfrutar de la mejor experiencia de un futbolista. Sin duda todo se basa en el lema: "si piensas que puedes o piensas que no puedes, tienes razón".

Por desgracia la mayoría tenéis el pensamiento negativo y eso os ahoga la mente y los sueños antes de que déis el primer paso.

 

Los dudosos creéis que sóis los únicos que tenéis miedo pero incluso los profesionales experimentan la ansiedad pre-competitiva, debido al temor y las dudas de uno mismo. Pero cual es el primer miedo que presentáis normalmente? De que tenéis miedo? La respuesta es fallar, el incumplimiento. No cumplir las expectativas de los demás, el temor de que os consideren no válidos para el fútbol o equipo. Ese es uno de los errores principales: la baja autoestima, parte primordial para vuestra propia identidad.

 

No permitáis que vuestra preocupación sea el motivo para perder la alegría por el fútbol. El miedo destruye la diversión. Después de todo, no es el fútbol realmente una forma adulta de un juego de niños? Debéis continuar a "jugar con y por un propósito."

 

Los futbolistas pasáis demasiado tiempo y gastáis mucha energía buscando la aprobación de los demás en lugar de a vosotros mismos. Es importante ver los miedos como un reto apasionante y una oportunidad para el crecimiento personal y no una amenaza para el ego. Compararnos con los demás aumenta la ansiedad pre-competitiva y disminuye un sentido de logro. En cambio, es importante establecer las definiciones de éxito y el fracaso sobre la base de nuestros propios valores y los estándares de grandeza.

 

La falta más común se produce cuando un futbolista no establece una meta clara y específica. 

 

A menudo, tan pronto logáis el objetivo, rechazáis el logro alcanzado como algo sin importancia, e inmediatamente tomaís pensamientos y deseos a un próximo reto con demasiada rapidez y ansia. Debéis tomaros tiempo para saborear ese momento, ese logro que tanto os a costado. Debéis sentiros orgullosos de vosotros mismos y disfrutarlo sin prisa alguna.

 

No sólo habéis de tener confianza en el logro de vuestros objetivos competitivos, sino también en ser resistentes cuando se enfrentan los obstáculos y cosas inesperadas.

 

Así que, ¿cómo podéis obtener fortaleza para enfrentar vuestros temores?  Debéis recordar un logro anterior - un tiempo en el pasado cuando os atrevísteis a tomar un riesgo y os sorprendísteis cuando resultó mejor de lo que nunca imaginásteis que lo haríais.  Es decir: “Podéis hacerlo de nuevo”.

 



Recuerda: "Se necesita valor para probar lo que se pensaba que es imposible, y arriesgarse a fracasar en la búsqueda para estar completamente vivos."